Desde el año 2013 existe una normativa que prohíbe la experimentación animal en Europa de cualquier producto cosmético. Esta norma se implantó en dos fases, la primera entre 2003-2009 y la segunda desde el propio 2013. Gracias a la directiva 2003/15/CE en Europa podemos estar seguros de que la cosmética que adquirimos no ha sido testada en animales.

Eso sería en un mundo perfecto, pero como en todas las normas existe letra pequeña y excepciones que convierten esta normativa en un auténtico coladero. Por este motivo, y debido a estas excepciones, en el mercado Europeo podemos seguir encontrando productos que SÍ han sido testados en animales.

Como verás a continuación, no son pocas las excepciones, que se extraen de las cláusulas con las que cuenta esta norma.

EXCEPCIONES DE LA NORMA

La normativa expecifica que queda prohibida la introducción en el mercado de productos cuya formulación final, ingredientes o producto terminado haya sido objeto de ensayos con animales. A este punto se añade que los procedimientos de testeo deben ser alternativos válido.

Lamentablemente, los siguientes casos permiten saltarse esta norma:

  • Si la compañía no plantea un método alternativo y válido, se entienden que también pueden experimentar en animales. Los métodos de testeo alternativos deben estar validados y aceptados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)
  • Si una compañía alega ante la comisión que los métodos alternativos son demasiado costosos o dificultosos para poner en marcha podría otorgarse autorización para testar en animales.
  • La norma no tiene carácter retroactivo. Todos los productos testados antes de su entrada en vigor pueden seguir comercializándose.
  • Cualquier empresa ubicada en Europa que quiera comercializar sus productos fuera de la Unión Europea puede seguir experimentando con animales. El ejemplo más claro es China, donde es una prueba obligatoria para vender en dicho mercado.
  • Podemos encontrar un producto cosmético que contenga ingredientes testados en animales  si estos ingredientes forman parte, a su vez, de otros tipos de productos. Ejemplo: Si una crema contiene un ingrediente utilizado en productos de limpieza, esta crema se podrá comercializar a pesar de tener ingredientes testados.
  • Podrán comercializarse cosméticos testados en animales si alguno de sus ingredientes está dentro de la categoría REACH. Se trata del registro europeo de sustancias químicas que exige un protocolo especial debido a los efectos de estas sustancias sobre la salud humana y el medio ambiente. Este registro OBLIGA a testar los ingredientes en animales.

CONSECUENCIAS

Las consecuencias de una norma con tantas excepciones son muchas y muy variadas. Entre todas ellas podemos destacar las siguientes:

  • Desinformación al consumidor. Se engaña al consumidor final para hacerle creer que ya no hay de qué preocuparse, que es un tema zanjado.
  • En el mercado siguen existiendo productos testados en animales, bajo el amparo de la ley y sus excepciones.
  • En Europa siguen siendo utilizados millones de animales en pruebas de laboratorios. La industria de la cosmética supone un 60% de esas pruebas. Perros, gatos, cerdos, ovejas, monos, pájaros, ratas y otras muchas especies sufren estos crueles experimentos.

Para ayudarte a entender mejor la normativa actual así como las excepciones ya comentadas, he creado esta infografía. Espero que sea de ayuda para aclarar tus dudas. Si quieres puedes compartirla pero, por favor, no la recortes ni modifiques.

 

 

Comentarios (6)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Jonathan Balay
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.