Desde que he empezado a introducir diferentes productos en mi cuidado facial, y sin saber muy bien el motivo, he visto como mi piel ha reaccionado de distintas maneras a cada uno de ellos. Por ejemplo, he usado productos, los cuales me han alterado la piel, enrojeciendo o incluso llegando a quemarla. Un mismo producto puede no ser apto para todo tipo de pieles y, casos como el que te comento más arriba, evidencian que no todas las pieles responden de la misma manera ante un mismo producto.

En mi caso puedo decir que mi piel es sensible y debo tener cuidado con los productos que aplico para no alterar mi piel. Con la experiencia aprendes que, determinadas fragancias o componentes son suficientes para echar por tierra todo el cuidado que le das a tu piel.

¿Qué es la piel sensible?

La piel sensible es un estado en el cual, ésta reacciona ante determinados agentes tales como los cambios bruscos de temperatura, roces mecánicos, cambios hormonales, estrés y falta de sueño o ciertos ingredientes de determinados cosméticos. La sensibilidad de la piel viene dada por la calidad de la epidermis, la capa más externa. En caso de que ésta no se encuentre en buen estado, los distintos factores externos penetrarán con mayor facilidad y alterarán el estado de nuestra piel.

La epidermis es la encargada de proteger nuestra piel frente a los agentes externos.

¿Cómo saber si tengo la piel sensible?

Son varios los síntomas que te ayudarán a reconocer si tienes la piel sensible. Deberás prestar especial atención ante las siguientes reacciones de tu piel:

  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Descamación
  • Picor
  • Tirantez
  • Ardor

Entre los agentes externos más comunes que alteran nuestra piel podemos encontrar determinados ingredientes como los alcoholes, ácidos, aceites esenciales o productos naturales. El origen natural de un producto no nos asegura que vaya a respetar nuestra piel, pues podríamos tener una intolerancia a alguno de sus ingredientes o podría causarnos una alergia.

Además, muchos de los productos que utilizamos a diario, como los limpiadores faciales, tienden a dañar la capa lipídica de nuestra piel, al igual que las fragancias o colorantes, llegando a ser irritantes o llegando a ocasionar reacciones alérgicas.

Otros factores externos que alterarán nuestra piel son los cambios bruscos de temperatura, o los sistemas de aire acondicionado/calefacción, que provocarán que nuestro cutis se pueda secar excesivamente, pudiendo llegar a dañar la epidermis.

También existen agentes internos, como son los cambios hormonales, el estrés y la falta de sueño, nutrición o hidratación deficientes. Estos factores condicionarán el estado de salud de nuestra piel de una manera temporal.

Por último, es importante tener en cuenta que determinadas enfermedades y patologías van de la mano de la sensibilidad de nuestra piel. Por ejemplo, las personas con determinadas alergias (polen o polvo) son más propensos a tener la piel delicada, ya que estos alérgenos entrar directamente en la piel.

 ¿Cómo tratar la piel sensible?

Lo primero que debes hacer si crees que tienes la piel sensible es acudir a tu dermatólogo. En cualquier caso, y por propia experiencia, te cuento un par de consejos para evitar alterar tu piel y mejorar su estado:

  • Rutina facial adecuada. No debes lavarte con demasiada frecuencia la cara, ni utilizar agua demasiado caliente, pues eliminarías la capa lipídica de la piel.
  • Evitar ingredientes agresivos. Algunos limpiadores eliminan la capa protectora natural de la piel, con lo que se vuelve más susceptible de irritación.
  • Evitar exfoliaciones químicas y físicas. Son procesos que ayudan e retirar las células muertas de la piel y reducir arrugas y líneas de expresión, pero sin duda alguna irritaran considerablemente tu piel.
  • Evitar afeitado diario. Muchos hombres sienten como su piel se resiente cada día tras el afeitado, el roce de la cuchilla y ciertos ingredientes de las espumas o cremas de afeitado que terminan por irritar la piel.
  • Correcta alimentación. Mantener una dieta completa, equilibrada y con alimentos ricos en vitaminas A, C y E ayudará, entre otras cosas, a mejorar el estado de tu piel. Hábitos como el tabaco o el alcohol son totalmente contraproducentes para la piel sensible.
  • Dormir correctamente. Además de intentar cumplir con tus 8 horas de sueño diario, debes intentar no estresarte ante las distintas situaciones del día a día.
  • No abusar de los sistemas de climatización. Además de a tu piel, también ayudarás a mantener a raya esos catarros tan molestos. Ante el frío extremo protege tu piel, y frente al sol utiliza siempre un SPF adecuado.

Productos recomendados

Si bien la piel es sensible a muchos cosméticos, también es cierto que otros muchos nos ayudarán a calmar y apaciguar la sensibilidad de la misma. A continuación, te dejo una serie de productos que te ayudarán a mantener a raya los síntomas anteriormente comentados:
  1. Sensitive Fix. Hylamide. Un tratamiento para proteger nuestra piel de los agentes externos.
  2. Serum-in-oil Vitamina E. The Body Shop. Uno de mis aceites favoritos, perfectos para tratar la sensibilidad de la piel.
  3. Liposomal Serum Vitamina C. Sesderma. Un serum muy completo y efectivo que aporta la cantidad necesaria de vitamina C.
  4. Loción limpiadora. Cetaphil. Una loción limpiadora que arrastra la suciedad, pero respeta la barrera protectora de la piel.
  5. Hyaluronic serum 200. Evolve. Este serum contiene 200mg de ácido hialurónico para ayudar a tu piel.
  6. Toleriane Ultra. La Roche-Posay. Una hidratante perfecta para tratar pieles sensibles y mantenerla hidratada

Es posible que estos productos no sean los más adecuados para tus necesidades. Es por eso que creo que lo mejor siempre es probar el producto antes de comprarlo.

¿Tienes problemas de sensibilidad en tu piel? ¿Qué otros consejos añadirías? ¿Conoces algún producto que no haya nombrado y te funcione muy bien? Espero tus comentarios para poder compartir entre todos más consejos e información sobre este tema.

Comentarios (12)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Jonathan Balay
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.