El uso, o abuso, de los términos natural, biológico y ecológico, han conseguido que no sea una tarea sencilla para gran parte de los consumidores conocer las principales diferencias entre ellos. El auge de este tipo de cosmética hace que sea más importante que nunca saber diferenciarlos correctamente para tener la posibilidad de escoger aquellos que encajan más en nuestras necesidades e ideales. ¿Tú conoces las diferencias entre estos términos? Sigue leyendo y te ayudo a tenerlo más claro, si cabe, de una vez por todas.

Cuando hablamos de cosmética natural tenemos que tener presente que se trata de productos cuya composición cuentan con un 90% de materias primas naturales (vegetales o animales). Es este término el que engloba a los demás, es decir, es el tipo de cosmética, y a partir de él nacen los siguientes términos.

Para que un producto se considere natural debe pasar un control para obtener un certificado. Existen distintos tipos de certificados que son los que fijarán el % que debe cumplir cada uno de los productos para considerarse natural. Así nos encontraremos cosmética natural con mayor o menor porcentaje de materias primas naturales.

Dentro de la cosmética natural se encuentra la cosmética ecológica o biológica, que es aquella en la que sus ingredientes proceden de un cultivo ecológico, evitando el uso de abonos químicos o pesticidas. Sus ingredientes no pueden ser modificados genéticamente. En el proceso de elaboración no contaminan al medio ambiente. En este caso no se permite utilizar perfumes sintéticos o aceites minerales derivados del petróleo pero si se permite utilizar colorantes naturales y conservantes extraídos de la naturaleza y posteriormente procesados.

La nomenclatura es distinta pero el concepto es el mismo, son sinónimos. En función del país en la que se producen reciben un nombre u otro. Por ejemplo, en España los conocemos como ecológicos, pero en países como Francia o Alemania se conocen como biológicos y para rizar el rizo, en países como Reino Unido o Estados Unidos utilizan un nuevo termino: Orgánico.

Por tanto, según lo explicado anteriormente los términos Eco,Bio y Orgánico se refieren al mismo concepto. Cuando hablamos de un cosmético Ecológico, Biológico u Orgánico entendemos que en su formulación existen un minimo de un 95% de ingredientes de origen vegetal de los cuales el 10% debe proceder de cultivos ecológicos.

De este modo podemos encontrar en el mercado diferentes combinaciones de estos términos. No toda la cosmética natural tiene por qué ser Eco/Bio/Orgánica.

Lo que si es cierto es que para terminar de encajar todos estos terminos y entender a qué se debe tanto lío es necesario conocer cada uno de los certificados que existen en el mercado (EcoCert, CosmeBio, NaTrue, BDIH…) pero eso es algo que vamos a conocer en la siguiente entrega de la ”Guía de Cosmética Natural para Principiantes”

Recuerda que si no quieres perderte ninguno de los post puedes suscribirte en el formulario que encontrarás al final de este artículo.

¿Tienes ahora más claros estos términos? Si no es así no tienes más que exponer tus dudas en los comentarios.

Potisman

Este post ha sido redactado según el Código Básico.

Comentarios (6)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Jonathan Balay
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.