Hoy te quiero hablar sobre uno de mis descubrimientos en el cuidado facial. Se trata de las esencias faciales o esencias cosmeticas, un nuevo paso en tu rutina facial con el que conseguirás una piel más hidratada, nutrida, luminosa y joven. Llegadas desde Corea, las esencias deben distinguirse de los tónicos y los sérum, su función es otra muy distinta.

Sigue leyendo y te cuento todos los detalles sobre las mismas, cómo son, cómo se utilizan y varias esencias las cuales ya están disponibles y puedes hacerte con ellas ya mismo para incorporarlas a tus rutinas.

¿Qué son las esencias faciales?

Son un producto de textura ligera y fluida, a medio camino entre una loción y un gel. Esta característica les permite ser absorbidas rápidamente y llegar a las capas más profundas de la piel. Tienen un alto contenido en ingredientes activos que hidratan, nutren y equilibran el pH.

Existen distintas esencias en función de lo que queramos aportar o mejorar en nuestra piel. Algunas están destinadas a disminuir las arrugas, otras a aumentar la luminosidad y otras tienen la función de aportar mayor luminosidad e hidratación a la piel.

Un punto común en todas las esencias es que, además del tratamiento que ofrecen, ayudan a que nuestra piel se prepare para recibir los productos que vayamos a aplicar posteriormente. Es decir, cuando usamos una esencia en nuestra rutina, los productos que aplicamos después en nuestro rostro son absorbidos y asimilados de manera más correcta por nuestra piel.

Es por este último motivo que las esencias son a día de hoy una opción perfecta para añadir a nuestra rutina. Con ello conseguiremos añadir más hidratación a nuestra piel y tratarla más intensamente, logrando además que los productos que usemos funcionen mejor, dando unos resultados mucho más atractivos.

En el mismo instante en que aplicamos la esencia sobre nuestra piel notamos una sensación de frescor e hidratación. Con el uso continuo lograremos minimizar las arrugas, aumentar la luminosidad y mejorar el tono de nuestra piel.

 ¿Cómo se utilizan?

Lo primero que tenemos que tener claro es que una esencia NO es un tónico ni un sérum. Una esencia es un paso intermedio entre estos dos pasos. El el siguiente esquema puedes ver exactamente donde se sitúan las esencias en nuestra rutina facial para poder usarlo correctamente. La forma de aplicarlas es muy sencilla. Ponemos una pequeña cantidad de producto sobre nuestras manos y lo repartimos a toques por nuestro rostro. Es importante utilizar poca cantidad, pues la textura de las esencias permite que se extiendan sin problema, rindiendo mucho el producto.

Mi opinión y experiencia.

No había oído hablar de las esencias faciales hasta que un día las descubrí gracias a Kiehls. Este fabricante lanzó hace unos meses al mercado su primera esencia, la Iris Extract Activating Esence y tras informarme sobre dicho producto y leer varias opiniones en distintos blogs me decidí a comprarla.

Tenía mis dudas de si me iba a acostumbrar a utilizar una esencia, pues al fin y al cabo es un paso más que debemos añadir a nuestra rutina. Y la verdad es que no solo me he acostumbrado perfectamente, si no que ahora no entiendo mis rutinas sin aplicarme una esencia.

La sensación que me aporta justo cuando aplico la esencia es muy agradable y me ha enamorado. Tanto es así que hace menos de una semana me compré una nueva esencia para alternar su uso junto con la Iris Extract.  Por mi parte las esencias han llegado para quedarse y son todo un descubrimiento y punto básico en mis rutinas.

¿Que esencia me compro?

Como decía más arriba, además de su función general, cada esencia tiene un tipo de formulación que ayuda a tratar determinados problemas de nuestra piel. Es por ello que en el siguiente listado nombraré varias esencias que, o bien he probado, o bien tengo en el punto de mira y me tienen una pinta estupenda.

1. Iris Extract Activating Essence de Kiehls. Para mi ha sido ”la esencia” Si bien estoy más que contento con el resultado creo que su precio es bastante elevado comparado con otras esencias del mercado. El bote de 200ml tiene un precio de 43€. Semanas atrás ya analicé esta esencia, puedes leer todos los detalles aquí.

2. Loción Esencial Drops of Youth de The Body Shop. Esta ha sido la segunda esencia que me he comprado. Tiene un tamaño de 160ml. y su precio es de 15€. Su textura es más densa que la anterior con lo cual rendirá menos. Aún así tiene un precio mucho más adecuado si quieres iniciarte en el mundo de las esencias. Indicada para todo tipo de piel y específica para el tratamiento de la textura y arrugas de la piel. Puedes conocer todos los detalles en su análisis especial.

 

 3. Loción Esencial Aqua Boost Vitamina E de The Body Shop. La marca ha lanzado una serie de esencias (lociones esenciales). Son un total de 4 esencias cada una específica para una finalidad. Es la Aqua Boost de Vitamina E la más barata. Destinada a mantener la hidratación durante horas, contiene ácido hialurónico biofermentado y contiene antioxidantes. El envase es de 160ml. y su precio es de 12€.

Además, esta marca tiene más esencias que puedes conocer gracias a la Guía de compra de esencias de The Body Shop que he preparado.

4. Fermentation Essence de Benton. Al igual que la anterior esencia contiene ácido hialurónico y está indicada todo tipo de piel. Contiene 100ml y su precio varia ronda los 20 euros en tiendas como Miin o iHerb.

Ahora que ya sabes cómo debes aplicar la esencia y conoces algunos ejemplos, ¿te decides a probarlas? ¿Cual te ha llamado más la atención?

Comentarios (7)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Jonathan Balay
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.