¡Ya están aquí! Desde hace unos días ya tenemos disponibles los últimos lanzamientos de la marca Lush. Como cada año nos traen un avance de la línea que marcará su próximo año. En esta ocasión la marca ha decidido lanzarse a la piscina lanzando ”Lush al desnudo”, algo más que un lema. Se trata de una vuelta de tuerca al esfuerzo innegable que hace la marca inglesa por deshacerse de todos los envases posibles.

La idea no es nueva, tan solo es un esfuerzo más. En esta ocasión han lanzado nuevos productos que, habitualmente, estamos acostumbrados a ver en formato gel o crema, como pueden ser los nuevos geles de ducha o acondicionadores corporales sólidos. Y si, has leído bien, he dicho geles de ducha, no jabones. A pesar de que han llegado hace solo unos días, durante mis vacaciones he tenido la oportunidad de hacerme con varios productos de la nueva colección antes de llegar a nuestro país.

Llevo probando los productos aproximadamente dos semanas y creo que es momento de hacer balance, ver las ventajas y los inconvenientes de esta nueva forma de consumir la cosmética corporal. A lo largo de este artículo encontrarás el gel de ducha sólido ”Berry Berry Christmas” y el acondicionador corporal ”Buck’s Fizz”. Estos dos nuevos formatos los compararé con sus equivalentes en formato tradicional gel de ducha ”Wash behind your ears” y el acondicionador corporal en crema ”Snow Fairy”.

A continuación no voy analizar los productos en sí, si no enfrentarlos a sus correspondientes para poder conocer las ventajas e inconvenientes de este nuevo formato.

NUEVA LÍNEA LIBRE DE ENVASES

Lo primero que tenemos que tener claro es qué significa exactamente Lush al desnudo. Se trata de la campaña que han lanzado para presentar sus nuevos productos libres de envases. En el catálogo de la marca encontraremos desde ya mismo geles de ducha en formato sólido, es decir, sin envase. Del mismo modo descubriremos otros productos como los acondicionadores corporales que también prescinden de envases.

Se trata de productos sólidos, formulados con los mismos ingredientes que sus versiones clásicas pero emplean estearato de sodio para conseguir su estado sólido. Su base no contiene jabón, y el resto de ingredientes son iguales que en la versión líquida. Por tanto no estamos ante jabones al uso.

De este modo la marca quiere ir conquistando el mercado a la vez que se libran de envases plásticos que suponen un fuerte impacto para el medio ambiente.

VENTAJAS DE LOS NUEVOS PRODUCTOS SÓLIDOS

Es indiscutible que las ventajas que ofrecen estos nuevos productos frente a los formatos tradicionales son muchas. Seguramente sean muchas más de las que cito a continuación:

  • No se utilizan plásticos para su envasado
  • Se puede viajar con mayor facilidad a la hora de pasar controles en aeropuertos. Los productos sólidos no cuentan en las limitaciones de 100ml de las aerolíneas.
  • En teoría se consigue aprovechar más el producto, pues se emplea solo la cantidad justa.
  • Duran lo mismo que las ediciones líquidas y consiguen la misma espuma. No resecan la piel, su base no es el jabón.

Como habrás visto, en una de las ventajas he indicado ”en teoría” ya que esto es algo que no me ha sucedido y veremos más adelante.

INCONVENIENTES DE LAS VERSIONES SÓLIDAS

No todo es color de rosa. La misma marca lo sabe y por dicho motivo no han retirado las versiones tradicionales. Son varias las razones por las cuales, tal vez, estas ediciones sólidas no sean las más adecuadas para ti.

  • A la hora de viajar tenemos que dejar seco el producto. Además al transportarlo desnudo sufre cambios de temperatura que pueden hacer que se vuelva más ”blando” deformandose fácilmente.
  • Al viajar desnudo en el neceser el producto mancha (sin duda) todo lo que toca. Al igual que en los champús sólidos, necesitaremos un envase si queremos que no ocurra lo anterior. ¿Para qué compramos entonces sin envase?
  • En el caso de los geles de ducha solo existe un tamaño, de 240gr y tiene un precio bastante elevado (15€ de media). Si bien es cierto que hay que emplear poco producto no estoy de acuerdo que dure igual que su versión líquida.
  • En la ducha necesitaremos mantenerlos en una zona ”al aire” donde puedan secarse entre cada uso. Si has utilizado los champús sólidos sabes cómo terminan si no lo hacemos así.

MI EXPERIENCIA

Llega el momento de contar mi propia experiencia. En el primer momento que vi por Instagram los lanzamientos de los nuevos productos de Lush pensé ¡qué maravilla! Pues sí y no. Como he comentado arriba son varios los puntos negativos. Lo primero está el precio, ya que hay que tener en cuenta que yo adquirí mis productos en Budapest, donde no está el euro y sinceramente, tenía tantas ganas de probar los productos que ni siquiera sé lo que pagué por ellos. Ahora que los precios están en euros en la web española debo decir que me parece excesivamente caros en el caso del gel de ducha. Estamos hablando de 15€ de media.

Como digo los compré de viaje, así que he podido experimentar lo que significa viajar con ellos. En los dos casos (gel y acondicionador) me he encontrado el mismo problema ¿Cómo los guardo para meter en la mochila y que no manchen? En el caso del acondicionador corporal es increíble con la facilidad que mancha. Incluso durante las fotos, con poco calor que le des al tocarlo ya empieza a deshacerse. Para solucionarlo en el viaje me he visto obligado a envolver los productos en un trozo de bolsa plástica, para no manchar el resto del equipaje. Esto no pasa en los envases tradicionales.

En cuanto a la forma de uso estoy más contento con el gel de ducha que con el acondicionador. Cualquiera de los dos casos estoy convencido de que es necesario un periodo de adaptación/aprendizaje en el cual tomar las medidas correctas de producto, siempre me acabo pasando. Mi consejo: frota los productos en las manos y luego frota el cuerpo, no apliques el producto por todo el cuerpo.

MI OPINIÓN

Acondicionador corporal: No me ha gustado nada su textura, es bastante más densa que la versión tradicional y al aplicarlo en el cuerpo este no se retira tan fácilmente. Cuando llega el momento de secarse la toalla queda bastante manchada. A la hora de transporte lo he tenido que meter en un envase que tenía de otro producto Lush.

Gel de ducha sólido: Me ha gustado, el precio es algo elevado pero su textura se comporta mucho mejor que acondicionador, lo veo más estable. La espuma que hace es más que suficiente y no reseca la piel. Un pero que le veo es el precio.

Por estos detalles creo que los nuevos formatos NO son para mi. Es posible que todavía tenga que mejorar la fórmula del acondicionador y conseguir que podamos viajar sin miedo a manchar el resto del equipaje, que se ablanden con el calor del viaje o que deje las toallas manchadas. Si tengo que escoger entre los formatos envasados y los desnudos, de momento, me quedo con los tradicionales.

Y tú, ¿has tenido la oportunidad de probar estos nuevos formatos? ¿Qué otras ventajas crees que tienen frente a los envasados?

Potisman

Comentarios (12)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Jonathan Balay
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.